INCAPACIDADES

La capacidad es la aptitud para el ejercicio de derechos y el cumplimiento de obligaciones, es decir, la persona capaz puede realizar actos con eficacia jurídica.

Un proceso judicial sobre la capacidad de la persona es aquel que tiene por objeto obtener la declaración judicial sobre la capacidad concreta y actual de esa persona.

  • Existen tres tipos de procesos en esta materia para declarar la capacidad o incapacidad de una persona:
    por razón de enfermedad o deficiencia persistente;
  • Para la reintegración de la capacidad o modificación de la incapacidad declarada;
  • La prodigalidad, esto es limitar la capacidad de alguien que dilapida su fortuna, lo que el Tribunal Supremo denomina como “el desgastador de sus bienes”;

Los procesos de incapacitación, y en general todos los relativos al estado civil de las personas, afectan profundamente al orden y constitución de la sociedad, de modo que en todos ellos existe un interés público, explícito o implícito, pero sobre todo son una grave crisis familiar, pues se hace necesario nombrar un tutor, un guardián, un administrador de los bienes que rinda cuentas al tribunal, etc.
Si no se ha previsto antes el otorgamiento de poderes preventivos, en el despacho podemos ayudarte a tramitar estos expedientes desde el respeto a la persona y la humanización de la situación, teniendo en cuenta que tras la incapacitación de un familiar puede hacerse necesario la venta de propiedades, adoptar medidas de protección especial, etc..