GLORIA PÉREZ DE COLOSÍA Y LÁZARO

¿ Quien soy ?

Madrileña de origen, me licencié en derecho por la Universidad Complutense de Madrid en Febrero de 1997, estoy colegiada en el Ilustre Colegio de abogados de Murcia, formando parte de las secciones de Internacional y Familia y tengo despacho profesional abierto en Garrucha (Almería) desde Mayo de 2001.

Ejerzo en todos los partidos judiciales de España y tengo formación y acreditación para hacerlo ante Tribunales e Instituciones Europeas.

Pertenezco a la Asociación Española de abogados de Familia (AEAFA), soy vocal de la Asociación Española Multidisciplinar de Investigación sobre Interferencias Parentales (ASEMIP), asociada de la Plataforma Familia y Derecho (PF&D) y miembro de la Asociación de abogados Colaborativos de Familia (ACF).

Tengo un máster en derecho de familia por la Universidad Autónoma de Barcelona y un título universitario en mediación civil, mercantil y familiar, con acceso al registro de mediadores del Ministerio de Justicia.

Soy Coordinadora de Parentalidad con formación en la Universidad Rovira i Virgil de Tarragona y tengo formación en práctica colaborativa con la Universidad Carlos III de Barcelona y la Asociación de Abogados Colaborativos de familia. Además, he realizado un curso de especialista en derecho procesal europeo en materia civil y mercantil en la Universidad Internacional Menéndez Pelayo, puesto que más de la mitad de los asuntos que resuelvo tienen un elemento internacional. En 2019 solicité y me entregaron las credenciales de abogado europeo. Soy bilingüe en inglés.

He participado en numerosos seminarios, jornadas y cursos de formación en el área del derecho de familia y derecho internacional de familia.

A lo largo de mi practica profesional tratando de resolver las crisis familiares, he comprendido que la judicialización de la familia no nos conduce a darles solución, siendo que en la mayoría de los casos la escalada del conflicto incluso se agrava.

Por ello me he formado en otras áreas de resolución de conflictos alternativas al juzgado, y, tras un diagnóstico inicial de la crisis, investigo la posibilidad de trabajar la NEGOCIACIÓN, el DERECHO COLABORATIVO, la MEDIACIÓN o la COORDINACIÓN DE PARENTALIDAD, y por supuesto, la ABOGACÍA PREVENTIVA, que es, sin duda, la mejor herramienta cuando uno tiene aún la posibilidad de dejar decidido como resolver un posible futuro conflicto, tanto de forma individual mediante la elaboración de documentos de voluntad vital anticipada, testamentos, transmisión de bienes o planificación en la sucesión de la empresa familiar, como en pareja, redactando pactos prematrimoniales, acuerdos en previsión de ruptura, capitulaciones, etc.

El resultado profesional es exitoso, porque yo no quiero ganar un juicio sino resolver un conflicto y, si el interesado se ha involucrado y participado de forma activa en su resolución, el resultado personal también lo es.